Medico veterinario – Recomendaciones

Los ganaderos deben exigir al médico veterinario responsable de la sanidad de la finca, la formulación y protocolo de tratamiento que se debe hacer de rutina cuando se presenten algunas patologías comunes, por ejemplo, tratamiento para las mastitis, las diarreas u otras enfermedades.
También es su responsabilidad hacer que se respete la fórmula expedida por el profesional independiente si hay ofertas “de productos similares” en el mercado.
Los administradores o los responsables de la aplicación de los medicamentos,
deben seguir las instrucciones que les ha dado el médico veterinario en cuanto a cantidad de medicamento a aplicar, vía de aplicación, número de dosis y tiempo de retiro entendido como periodo de tiempo desde el último tratamiento al momento en que se puede vender la leche al mercado. Nunca se debe suspender un tratamiento porque el animal parezca encontrarse bien.
La administración de la granja, en conjunto con el médico veterinario deben definir el botiquín de antibióticos de la finca, en tal forma que se disponga únicamente de aquellos productos formulados para el tratamiento de enfermedades específicas.
Solo con el compromiso de todos será posible conservar por un poco mas de
tiempo este recurso no renovable y cumplir con la función social que tenemos frente a generaciones futuras.